Harry Garay el diseñador que viste a las Cenicientas Modernas.

henry garayHarry Garay, es un diseñador de moda que se ha convertido en uno de los modistas más destacados del país, ha mostrado su pasión y estilo en pasarelas y eventos de moda nacionales e internacionales.

El talento del joven diseñador ha sido elogiado por Nick Verreos, un reconocido diseñador venezolano quien ha vestido a celebridades como Heidi Klum, Katy Perry, Carrie Underwood y Beyoncé.

Verreos, dio créditos a Harry Garay después de llamar a Marina Jacoby, Miss Nicaragua la “Cenicienta Moderna”.

Marina Jacoby, lució el diseño de Harry durante una de las pasarelas de Miss Universe, impactando al jurado calificador con un traje que combinaba transparencias y lentejuelas en azul tierno, una inspiración entre las tendencias actuales con un toque clásico.

No todos los días un diseñador nicaragüense destaca a nivel internacional, es por ello que conversamos con Harry para que nos hablara un poco de su pasión por el diseño y la moda.

¿Soñaste convertirte en un destacado diseñador de moda?

Honestamente no. Pero desde pequeño sentía que mi mundo era algo relacionado con elegancias, virtudes y destacamentos. Sentí que me gustaba ser lo que hacías con mis manos pero nunca lo vi como profesión ya que pensaba estudiar Arquitectura, pero gracias a Dios me guió bien en mi camino y no me arrepiento de nada. Me desarrollé y me destaqué desde muy joven lo cual maduré a temprana edad teniendo en cuenta la gran responsabilidad de ser alguien con prestigio. La aventura sigue y siento que lo mío es esto. Nací con este propósito.

¿Imaginaste que uno de tus diseños iba a ser admirado por un especialista como el diseñador venezolano Nick Verreos?

No, nunca. Para mí fue una historia muy linda y estoy súper contento con los resultados que obtuve mediante esta obra tan espectacular. Yo me arriesgué totalmente en el diseño que fue catalogado por Nick Verreos “Cenicienta Moderna” al momento que le presenté el Boceto a Marina su reacción fue espectacular!

El vestido no sufrió nada de cambios, como lo plasmé en el boceto así lo elaboré y a medida que estaba en proceso sentía que era de ensueño.